Con la vuelta al cole es buen momento para hacer un balance de nuestro negocio, analizar cómo ha ido el curso pasado y si ha salido como esperábamos, o por el contrario no se han cumplido los objetivos marcados. Para muchas emprendedoras, hacer este ejercicio les hace replantearse si deberían invertir en un nuevo branding. ¿Será lo que está fallando? ¿Transmite la filosofía de mi marca? No te preocupes porque con el post de hoy saldrás de dudas.

Al estudio me llegan clientas que comienzan en el mundo emprendedor con un nuevo proyecto pero también me llegan marcas ya existentes que necesitan darle un giro a su marca y hacer un rebranding o rediseño de su imagen actual. Pueden haber muchos motivos por lo que puedes pensar que necesitas hacer un cambio o incluso no te has parado a pensar en ello y ahora al leer el post estás con el run-run. Venga, pues no me ando con rodeos y voy a compartir contigo 3 señales para saber si es el momento de plantearte un rebranding. Leelo hasta el final que hay sorpresa.

Empezamos por el más sencillo:

1. Has cambiado de productos o los servicios que ofreces.

Puede ser que empezaste siendo un blog donde compartías recetas que ibas probando y ahora has crecido al punto de tener tu propio libro o ofreces servicio de catering. Evidentemente tu marca inicial ya no está actualizada y no refleja tu nueva misión, puede que incluso la web no esté potenciando estos nuevos servicios y no recibas tantas ventas como deberías.

2. Te centras en un tipo de cliente diferente.

Cuando empezamos pecamos de coger todo tipo de clientes, lo importantes es trabajar y hacer trayectoria, no? Pero conforme vamos cogiendo experiencia y nuestra cartera de clientes se hace más grande debemos definir nuestro cliente ideal y centrarnos en él. No es lo mismo vender nuestro producto o servicio a chicas jóvenes que a mujeres más maduras que buscan algo más serio. En otro post os explicaré la importancia de centrarnos en único niche para aumentar nuestras ventas.

 

3. No te identificas con tu marca.

Puede que incluso te hicieras tu mismo el primer logo, no? O que utilizaras la tipografía de moda y al pasar los años se ha quedado desfasado. Es normal, el tiempo ha pasado, tú has cambiado y tu negocio ha evolucionado, tu imagen tiene que estar acorde con el nuevo mensaje que quieras que transmita tu marca.

Y si aún tienes dudas te voy a explicar algo: para crecer hay que invertir. Y un nuevo logo o web es un inversión que te ayudará a transformar tu negocio y conseguir la confianza que necesitas para alcanzar el éxito. Porque si tienes una imagen con la que no te identificas, incluso que te puede dar vergüenza enseñar (palabra de clientas que han acudido a mi) ¿cómo crees que te estas vendiendo? ¿qué percibe tu cliente?

¿Qué me dices? ¿Estás decidida a dar el paso y lanzar tu marca al estrellato con un branding totalmente renovado y con el que te identifiques? Echa un vistazo a mis servicio personalizado Hasta el Infinito y más allá y escríbeme un email cuanto antes para reservar tu plaza, quedan muy pocas para lo que queda de año!

 

 

reserva tu plaza para el servicio de

hasta el infinito

¡Sólo para marcas que quieren llegar muy lejos!